NOTICIAS

Jueza de Familia Luisa Hernández expuso ante Comisión Mixta del Congreso Nacional de Chile por Ley de Identidad de Género

29 de mayo 2018 - LUN

Cerca de las 15 horas llegó hasta una sala del tercer piso del ex Congreso Nacional Luisa Hernández, jueza de familia y mamá de una niña transgénero.

Los presentes en la sala eran los parlamentarios que constituyen la comisión mixta de identidad de género, instancia en donde hace, aproximadamente, dos meses que se discute una legislación que pretende reconocer el derecho a identidad de género.

La magistrada adoptó a un varón de seis meses y, con los años, comprendió que el niño se identificaba como niña.
Alrededor de una mesa larga se ubicaron la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, el diputado Jaime Bellolio, el senador Felipe Kast, el diputado Matías Walker y el senador Alejandro Navarro, entre otros.

Entre los testigos de la sesión se encontraban María Pía Adriasola, esposa del ex candidato presidencial José Antonio Kast. Se ubicó en un costado de la sala en silencio. En la otra esquina, Rolando Jiménez, dirigente del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh). Escuchaba con atención la historia de vida que expuso la jueza.

"Está explorando, está jugando. Se le va a quitar... En el jardín me preguntaron por que juega a las princesas. Me decían que podría entrar al taller de fútbol, ¿ha probado el karate?, me preguntaban", relató la jueza.

Así describió Hernández la primera etapa de un proceso de transición del varón que adoptó a los seis meses de vida y que ahora es una niña de ocho años.

La profesional contó que, en algún momento, sintió que "como no tengo pareja, le faltaba una figura paterna; el rol masculino en la casa", continuó la magistrada frente a los legisladores, quienes deberán decidir si incluyen a los menores de 14 años en el cambio registral de género.

La jueza revivió uno de tantos diálogos que tuvo con su hija. "Ya jugaste con la ropa de la mamá, te la puedes sacar". No, porque soy niña, no quiero sacarme la ropa, por favor mami. Mamá comprame una vagina. Mamá, me voy a cortar el pene. Mírame, si soy una niña, me dijo y lloramos juntas frente a esta realidad", recordó.

Ante una silenciosa y atenta sala, la profesional relató que su hija sufría porque en el colegio la llamaban por su nombre masculino y no por el que ella deseaba, Josefina.

"Le expliqué que a las Josefinas también les decían Jose, me dicen el José. La directora (del colegio) me decía: En este colegio somos muy abiertos a la diversidad sexual. De hecho, dejamos que su hijo juegue a la princesa".

La abogada remarcó que en el establecimiento no le permitieron que Josefina fuera vestida de niña. "En ese momento no pude hablar, fue imposible evitar llorar", contó Hernández.

La magistrada pidió a los parlamentarios presentes "que el cambio registral sea un derecho para el niño, no importando su edad cronológica, y que en la primera etapa de la develación, el cambio y el trato de su nombre social sea obligatorio por los servicios públicos y particulares en general".